Seguimos sumando experiencias con los api-talleres, en esta ocasión con alumnado de 2º de la ESO del IES Jordi de Sant Jordi.

Cada centro que visitamos es un nuevo aprendizaje para nosotros que nos enriquece.

En esta ocasión el alumnado, en general muy urbanita, no paraba de sorprenderse por todo lo que Toni les contaba. A destacar el interés por parte de algunas chicas sobre el grado de dolor que podía causar la picadura de una abeja. Tanto es así que Toni optó por dejarse picar y que comprobaran, en vivo y en directo, los efectos que causaba  además de enseñarles como quitarse el aguijón llegado el caso. Claro, él está tan acostumbrado a que le piquen que hasta se permite sonreir cuando le clavan el aguijón… Pero bueno, ahora que no nos oyen lo podemos decir, doler duele, pero como todo en esta vida depende de cada uno y de su capacidad de control.

Más allá de esa anecdota queremos que sepáis que estamos encantados de compartir con tanta gente joven todo este conocimiento, pues el objetivo principal es que conozcan más sobre las abejas y sobre la importancia que tienen en nuestro mundo, que no sólo es la de ofrecernos su dulce miel, sino una más fundamental,

la de polinizar y que las plantas en flor produzcan cualquier tipo de semilla y de frutas.

Con estos grupos al ser más mayores que los niños de primária cambiamos la actividad de la vela por la del proceso de recolección de la miel: cortar el sello, colocar los cuadros en el extractor y por fin probar la miel recién extraiada.

Por último agradecer la atención recibida por parte del profesorado: Aurora, Luisa, Beatriz, Carlos, Irene y Atalía que nos ayudaron y acompañaron en todo momento para que no nos faltara de nada. ¡Gracias a tod@s!